jueves, 24 de septiembre de 2009

Resultados de la encuesta: "¿De tú o de usted?"

El tratamiento que conviene utilizar en clase es una cuestión que siempre me ha dado que pensar. Por ello elaboré una pequeña encuesta _que publiqué en Formespa y en la Comunidad Todoele- como pretexto para recabar la opinión de otros profesores de ELE y estoy muy agradecida a todos los que han participado.

Han respondido a la encuesta 117 profesores de ELE desde España, EE.UU., Alemania, Francia, Gran Bretaña, Holanda, Argentina, Israel, Italia, México, Polonia, Emiratos Árabes, Austria, Brasil, China, Dinamarca, Finlandia, India, Japón, Luxemburgo, Grecia, Marruecos, Noruega, Portugal, Rusia y Eslovaquia.

Más de la mitad de ellos (63%) son de nacionalidad española. (Algunos informaban de la nacionalidad de sus alumnos, pero no de la suya propia), aunque también han participado profesores de Argentina, Estados Unidos, Alemania, Brasil, Italia, México, Finlandia, Francia, Inglaterra, Polonia, Grecia, Puerto Rico, Marruecos, Ucrania, Venezuela, Ecuador, Chile, Perú, Portugal, Cuba y Holanda.

La gran mayoría de los profesores de ELE tutea a sus alumnos: 101 profesores de 117 (86%). Solo 2 personas no utilizan nunca esta fórmula de tratamiento para dirigirse a sus estudiantes (una es de nacionalidad estadounidense y enseña en EE.UU y la otra española, en Luxemburgo). .

14 profesores han matizado que su elección depende de varios factores: Muchos tienden a utilizar el usted cuando los alumnos son mayores en edad (entre ellos tan solo 5 de nacionalidad española) o tienen una categoría profesional superior, así como cuando la clase tiene lugar en un contexto universitario (2 españoles).

Muy interesante -aunque complicada de llevar a la práctica, en mi opinión- es la opción de un profesor de alternar ambas fórmulas para que sus estudiantes se acostumbren a ambos tratamientos, teniendo en cuenta que en el mundo laboral y en muchos países del mundo hispano se usa más el Ud.

En algunos paises, como Rusia o Ucrania, donde el tuteo no está tan extendido como en España, hay quien tutea a sus alumnos en clase pero les trata de Ud. si se dirige a ellos en su L1.

Los alumnos, a su vez, tutean a los profesores en un 57%, muchas veces animados por los mismos. No lo hace nunca un 18%, y un 25% duda sobre la fórmula de tratamiento que debe usar para dirigirse al profesor. En contextos escolares, influye naturalmente la política educativa de los diferentes países y, por ejemplo, se trata de Ud. a los profesores en Francia, Italia, Eslovaquia, Polonia, Japón y EE.UU, al contrario de lo que sucede en Holanda o Brasil.

Así, puede suceder que al principio se sienta tan incómoda una profesora mexicana a quien sus estudiantes brasileños tuteen sin habérselo pedido, como una joven española en EE.UU. a quien se dirijan siempre por su apellido y tratándola de usted.

De las 117 personas que han participado en la encuesta, 85 (59%) imparten clase a adultos, 48 (34%) a adolescentes y solo 10 (7%) a niños:

Conclusión: Es evidente que en las clases de ELE, a la hora de elegir el tratamiento que se va utilizar en clase, lo que prima es la creencia generalizada -sea o no fundada- de que el tueteo favorece la comunicación, creando un ambiente más distendido entre profesor y alumnos.

Son todavía minoría los que lo negocian al empezar las clases y me pregunto si no deberíamos hacerlo con mayor frecuencia...

Todos los comentarios son bienvenidos!!!

7 comentarios:

Aquí y ahora - presentación dijo...

Hola Leonor, ¿cómo estás?
He estado leyendo los resultados de tu encuesta, están muy interesantes.
Con respecto a tu pregunta de si no deberíamos negociarlo con los alumnos... no estoy del todo segura. Pienso que tal vez deberíamos pensar en cómo se da la situación -en las comunicaciones entre nativos- de decidir el tratamiento. Sin un trabajo al respecto y sólo por experiencia como hablante, me atrevería a decir que el tratamiento vos (bueno, tú) / usted es justamente algo que no se negocia. ¿Cómo haríamos para negociarlo? y sobre todo, ¿qué herramientas proporcionaríamos para tomar la decisión conjunta? ¿El tratamiento de "usted" depende de la edad, la situación, la relación, la intimidad...? ¿qué elementos de decisión usaríamos? Son preguntas que yo no sabría responder con certeza. Por el momento, cuando presento el uso de Usted, más o menos explico todos estos factores, y suelo comentar que usamos "usted" con personas a las que llamamos por el apellido y/o con un "título" (Señor López, Señorita García, Doctor Urrutia, Ingeniera Juarez, Profesor Casares, etc.). En la clase, en propuestas como juegos de rol, el usted puede entrar fenómeno. Sin embargo, sería muy poco natural, en los contextos en los que trabajo, tratar de usted a mis alumnos; incluso si ellos lo pidieran. ¿Y cómo se lleva adelante una clase sin asimetría en la relación docente-alumno cuando usamos el "usted"?
No estoy segura de si es algo negociable. Todavía lo sigo pensando...

Saludos desde el cono sur
Lucrecia

Garóshina dijo...

Querida Leonor, lamento no haber contribuido a tiempo; lamentablemente tampoco encontré la entrevista, pero, si cabe, aquí va mi aporte basado en lo que intuyo, te interesa saber.
Soy venezolana, trabajo en Moscú, atiendo grupos e individuales desde los 3 años en adelante. En mi país para dirigirse a un profesor - más allá del jardín de infancia se usa el "usted" en Rusia, también; pero en las escuelas locales de español hay la costumbre, sobre todo entre los ibéricos, de tutear al alumno; de este modo los rusos, que para esto son bastante formales, aceptan con agrado la sugerencia; en mi caso no tengo problemas si la clase es individual, pero al ser de grupo el "usted" pasa a "vosotros" pp que no utilizamos para nada en Venezuela y eso si me ha costado un montón. En fin, espero que esto te sirva. Un gran saludo, Corina

Leonor Quintana dijo...

Lucrecia:

Muchas gracias por tus interesantes reflexiones. Realmente es complicado elegir cuando no hay criterios de adecuación objetivos 100%.

Los alumnos suelen desconocer esos aspectos pragmáticos en la lengua meta, pero a veces también nosotros desconocemos o ignoramos deliberadamente los suyos y -aunque siempre he usado el tuteo en mis clases- ya no estoy segura de que sea siempre lo más adecuado.

Corina:

Me alegro mucho de verte por aquí.
Efectivamente, la encuesta era solo un pretexto para saber qué fórmula utilizáis en vuestras clases y conocer otras opiniones.

Me parece realmente curioso que, siendo más frecuente el tratamiento de Ud. tanto en Venezuela como en Rusia, te hayas pasado al tuteo... ¿Le encuentras alguna ventaja o es por la influencia de colegas de otros países en los lugares de trabajo?

Un saludo muy cordial a las dos!

Javier Escajedo Arrese dijo...

Hola Leonor, la práctica habitual en mi entorno escolar es el tuteo. Rara vez se da el uso del usted, a veces, en trato con adultos, padres o madres, de alumnado inmigrante de procedencia humilde.

Yo creo que este punto no es importante, no es importante ni para imponerlo ni para suprimirlo, es cuestión de uso y de empaque formal. La misma gente que maneja el tuteo en la escuela utiliza el usted en la consulta médica, en la ventanilla bancaria o en cualquier oficina/despacho administrativo. Son usos y costumbres que funcionan simultáneamente de forma diversa en contextos diversos y no tienen mayor importancia.

Tengo años suficientes para haber vivido los tiempos del Don y del usted. No me molestó nunca ni me sobró tal tipo de tratamiento y me sobraron siempre recursos personales y profesionales para mantener el hilo afectivo con mis alumnos, la proximidad emocional suficiente para que un formalismo de este tipo no me resultara nunca un estorbo y sí, en cambio, un primer posicionamiento que no hace daño a nadie y que, como todo, hay que saber llevar con dignidad.

A mí me parece, de hecho, que es más difícil llevar bien el tuteo que el usted y que la única utilidad de normas o tratamientos es facilitar las relaciones sociales, el desempeño laboral y las organizaciones sociales. Si ambos, tuteo y usted, se utilizan de forma indebida, son igualmente inútiles tanto en uno como en otro caso. El igualitarismo ramplón puede ser tan poco recomendable como un tratamiento desigual forzado, desagradable y fuera de contexto.

Leonor Quintana dijo...

Muchísimas gracias por tu intervención, Javier!

Estoy completamente de acuerdo con lo que dices. (Además estamos muy próximos por edad y origen geográfico). Pero créeme que la cosa se complica cuando enseñas tu idioma en otro país y tienes estudiantes de diferentes edades y con diferentes expectativas...

No identifico el Ud. con respeto necesariamente, pero como profe de ELE no puedo por menos que observar que los estudiantes que se presentan al Diploma Superior suelen tener serias dificultades para utilizar esta fórmula de tratamiento de forma consistente, cuando en la parte escrita del examen tiene que escribir una carta formal...

Y no solo eso: ¿Qué hacer cuando en clase tienes una persona mayor a la que sus propios compañeros tratan de Ud.? ¿Facilita el tuteo por sí mismo la comunicación o nos la facilita simplemente a los profes que hemos sido educados en un entorno determinado?

Un saludo muy cordial.

Garóshina dijo...

Hola Leonor:

Ahora que lo preguntas, me lo pregunto, esta vez más en serio. Sí, es cierto, me he forzado, y no poco, en evitar burradas tipo "vosotros canten" en un presente muy poco indicativo. La verdad es que parece que recuerdo -para cumplir con "mi deber" hacia la madre patria- la palabra "vosotros" pero no siempre lograba la concordancia verbal (ahora es mi familia la que se extraña cuando les suelto, por ejemplo, un "vais a salir".
Cabe destacar que en Moscú hay una marcada preferencia por el español que ellos reconocen como "ibérico", paradójicamente porque deliran por Barcelona y, quienes pueden, tienen casa allí, por esta equívoca causa hay millones de rusos estudiando español ¡INSOLITO! Aquí o te montas o te encaramas, de manera que me ha tocado toparme con no pocos detractores de la universalidad del español, muchos me "exigen" pronunciar "io" en vez de "yo" porque en Cataluña las elles o i griegas no encuentran mayor acogida....

Leonor Quintana dijo...

Uhmm... Quien más, quien menos, todos hemos sido ¿objeto? ¿víctima? ¿testigo? de la inevitable comercialización, llena de prejuicios y estereotipos, en la enseñanza de nuestro idioma...

Sobreviviremos!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...