jueves, 21 de enero de 2010

Una internauta vasca en Camerún


Mª Ángeles Mendaza Maurolagoitia es una hermanita de la Caridad actualmente en Camerún.

De pequeñas nos juntábamos todos los domingos en el chalé de los abuelos (los 8 Zalduendos, los 6 Mendazas, los 7 Quintanas y un montón de primos más...)

Cuando su familia se trsladó a Madrid perdimos el contacto -Mª Ángeles es más joven que yo-. Yo me casé y vine a Grecia; Mª Ángeles ingresó en la orden. Hemos estado muchísimos años sin saber nada la una de la otra hasta que me la encuentro casualmente en... "Facebook"!!!
Me ha encantado tu sentido del humor y la actitud tan positiva hacia las NN.TT. Perdona que te haya quitado algunas fotos del FB, pero quiero que sepas que me acuerdo mucho de ti, prima :-)

4 comentarios:

Daniel Dragomirescu dijo...

Bravos por este delicato blog, estimada Leonor Quintana!
Daniel D. Peaceman, escritor y editor de la revista El Horizonte Literario Contemporaneo

Leonor Quintana dijo...

Le agradezco mucho su amable comentario, Daniel!

La revista que menciona, ¿se trata de una publicación en papel o digital?

Un cordial saludo.

Inigo.Mendaza dijo...

Querida Leo, ....si es posible, me gustaría que añadieras algo más de cuando os reuníais en el chalet de los abuelos....
Un abrazo.
iñgo

Leonor Quintana dijo...

Hola, Íñigo!
A ti casi ni te conozco porque eres mucho más joven que yo...

Cuando nos juntábamos los domingos en el chalé, intentaban que la chavalería jugase en el jardín... Los mayores solían jugar al dominó en el comedor y el tío Enrique era el que más se hacía notar... El abuelo Ramón nos ponía a veces películas de Charlot o de El Gordo y el Flaco... La abuela nos daban pan y chocolate para merendar,-chocolate que guardaba en latas de Colacao en una despensa debajo de la escalera y tenía un olor especial-... A veces me quedaba a dormir en Zurbaran, en casa de los Zalduendo -con su tata Emilia que hacía unas ricas sopas de arroz con chorizo- o en la vuestra, que me encantaba porque tenía unos muebles con camas empotradas de color azul cielo por fuera que me hacían sentir en la gloria... Por Pascua escondían huevos de chocolate en el jardín, pero yo nunca encontraba ninguno; casi todos los encontraba tu hermano Javi... Bego me parecía muy guapa y muy mayor y Mª Ángeles, muy pequeñaja... Yo me dejaba llevar por las dos Margas, que eran mis ídolos, y con quienes jugaba a hacer tumbas con papel de plata de colores, pétalos de flores y cristales -para desesperación del abuelo cuando cuidaba de su jardín- ... Luego estaba también el tío Teodoro, que era un buenazo aunque no jugase con nosotros y estuviera siempre con los mayores... En Navidades, el abuelo montababa un belén fantástico bajo el rellano de la escalera y por Reyes todos recibíamos nuestro regalo...

Uf! Cuánto me gustaría saber qué recuerdos conservan los otros primos de aquella época...

Un fuerte abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...