jueves, 5 de agosto de 2010

Reencuentro de cuento

Esta fotografía de mi Primera Comunión es del 17 de mayo 1964, la única ocasión de la que tengo recuerdo gráfico con mi amiga Regina.

Como ella misma ha dicho, no podemos contar la película; tenemos solo flashes en la memoria, pues éramos amigas mucho antes de tener uso de razón, vivíamos puerta con puerta y estábamos todo el día juntas.

Dos años después su familia se transladó a otra ciudad y perdimos completamente el contacto hasta este año en que nos hemos reencontrado gracias a "Facebook"!

Regina ha viajado hasta Grecia con su hijo y hemos estado dos días juntas en Atenas, dos días que no voy nunca a olvidar y que me han demostrado cuánto nos marca la infancia: Después de 44 años sin saber nada la una de la otra, habiéndonos dedicado a actividades laborales muy diferentes y viviendo en distintos países hemos compartido momentos, confdencias y recuerdos como si nunca nos hubiéramos alejado...

Un abrazo muy fuerte, Regina.

4 comentarios:

Pilar dijo...

Precioso reencuentro...;) Lo he visto también en tu FB...Es verdad que los amigos de la infancia nunca se van del todo, a pesar de la distancia y del tiempo. Hace un par de años me volví a reunir con mis compañeras de colegio después de 25 años sin vernos (y habiendo compartido 13 años de colegio juntas)...fue como tú dices...como si el tiempo no hubiera pasado...el cariño y las risas, la complicidad y la ternura de siempre...Las que entonces no te caían bien, ahora igual...pero las amigas de siempre...esas SIEMPRE en el corazón!!!!

Un beso , Leonor ;)

Leonor Quintana dijo...

Sí, Pilar, y a raíz de lo que publiqué en FB también otras personas me han hablado de experiencias parecidas con amigas de la infancia o con el primer amor...
A mí me emociona, entre otras cosas, que no puedo recordar cuándo nos conocimos: ni teníamos uso de razón y crecimos como hermanas!

Un abrazo.

Mercedes González dijo...

Comparto la misma experiencia que comenta Pilar, ya te lo he dicho en el FB. Es cierto, la infancia nos marca para siempre y a partir de una cierta edad es cuando valoramos lo que nos supuso y lo importante que es recuperar esos vínculos.

Que nos vamos haciendo mayores, Leo, jajaja.

Oye, que me alegro muchísimo, guapetona.

Besitos

Leonor Quintana dijo...

Sí, gracias a Dios, Merche!!! :))

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...