sábado, 13 de junio de 2009

Estudiar es un timo

Me ha llamado poderosamente la atención un artículo con este título publicado en El Confidencial de hoy y que refleja la poca o nula relación entre formación e ingresos...

No, no voy a hablar de mi experiencia personal, porque no interesa a nadie más que a mí, pero -como madre de dos universitarios y profesora- el tema me toca muy de cerca.

Mucho me temo que tienen razón y quizás debiéramos reconocerlo públicamente, por mal que les pese a las nuevas industrias universitarias de masterando. No para desanimar a los jóvenes sino, al contrario, para que sean conscientes del que el saber, el afán de perfeccionarse, son cualidades insustituibles para lograr un mínimo de felicidad y satisfacción personal, así como un bagaje necesario para hacer frente a los vaivenes de la vida... No garantiza ni mucho menos unos ingresos mínimos y quien esté interesado solamente en la posible retribución económica de su esfuerzo, hará bien en pensárselo dos veces!!!

6 comentarios:

Marian dijo...

También por la experiencia vivida el tema me toca de cerca. Es muy frustrante ver la injusta relación entre la formación y los ingresos. No es que sea lo más importante, (la vocación puede mucho ) pero acarrea mucha frustración no sentirse realizado hasta una edad tardía mientras ves que compañeros con escasa formación llegan muy alto y hasta alardean de ello. Parece que ahora con la crisis no se da tanto este caso, pero sí se sigue dando esa falta de compensación por tanto tiempo de dedicación y estudio, por eso pienso que hay que tener verdadera vocación y paciencia para forjarse un futuro que requiera estudiar. Y también tiene que primar poco lo económico.

Leonor Quintana dijo...

Muchas gracias, Marian, por expresar abiertamente tu opinión.

Tienes razón en lo que dices, pero en esta vida hay -créeme- muchas injusticias y lo que está claro es que hay que dar un vuelco a la escala de valores que hemos impuesto en cierto modo a los jóvenes en nuestra sociedad.

No creo equivocarme al pensar que animamos a los jóvenes a proseguir los estudios para adquirir status social, prestigio, etc. No sé en qué medida estamos engañándolos y hasta qué punto las posibles frustraciones de generaciones anteriores influyen en sus vidas...

Un abrazo.

Gawyn dijo...

En mi opinión, el conocimiento no sólo no te acerca a la felicidad, sino que te aleja de ella. Aunque esta postura pueda parecer un tanto de cliché protestantoide nórdico y pijo a lo personaje de Allen o Bergman, mi experiencia con personas es que la búsqueda del conocimiento, de una forma u otra, acaba, o bien causando dolor, o bien insensibilizándole a uno: es lo que tienen las tomas de consciencia. Desde luego, no es así con las poses de cultureta de salón, meras máscaras que utilizan algunos igual que harían con un traje resultón.

Además, me temo que muchas familias no ayudarían económicamente a sus hijos como lo hacen ahora si asumieran eso de que tener una carrera "no garantiza unos ingresos mínimos". Lo que, desgraciadamente, es cierto.

Leonor Quintana dijo...

Muchas gracias por participar.

Yo noy ninguna entendida y habría que concretar qué entendemos por conocimiento, pero sí creo que satisfacer pequeños retos intelectuales y tener curiosidad e interés por el mundo que nos rodea puede ser tan gratificante como satisfacer apetitos e incluso necesidades afectivas.

Quizás te interese este estudio realizado en EE.UU. y el Reino Unido, según el cual la receta para ser feliz es estar casado, tener 60 años y estudios.

En cualquier caso, la pregunta es: ¿Por qué seguir estudiando entoncs?

Un cordial saludo.

Amparo y Carlos dijo...

Es interesante este post y no le falta razón pero me gustaría incidir en la insistencia de muchísimos profesores en el triunfo personal de muchos de sus alumnos así como el fracaso de quienes no se esmeran en sus estudios. Ese es un problema que desde cierta edad se inculca a los estudiantes, del cual es difícil alejarse. Como bien dices la mayoría de las veces se nos inculca que adquiriremos prestigio y status social, y éso será un aliciente para muchos pero para gran parte es una marca que no siempre se puede batir.
Un saludo

Leonor Quintana dijo...

¿Qué puedo decir? Tenéis toda la razón, pero no es fácil alentarlos en el estudio y enseñar a los jóvenes a valorarlo en una sociedad tan materialista, sin caer en el otro extremo´...

Un saludo muy cordial.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...